Reseña: Premios Kalani 2016


Por: Enigma Machine


El pasado 25 de julio se dieron cita varios músicos del metal mexicano para celebrar la cuarta edición de los Premios Kalani, el lugar del evento fue en el Teatro Ramiro Jiménez.
Por la alfombra negra desfilaban los nominados en las diferentes categorías de premiación, los fotógrafos disfrutando su labor de fotografiar a las chicas y a los diferentes integrantes de varias bandas de metal mexicano.

A partir de las 3 de la tarde, cada uno de los asistentes tomo su lugar para disfrutar de los premios, con el organizador Mando Kalani y la conductora Miss Vandalik se empezaron a entregar las estatuillas Kalani, con un buen ambiente y música los premios fueron todo un éxito.
Destacando algunos ganadores tenemos como banda promesa del año “Kráneos”, en el death metal “Acrania”, en el género del Doom Metal “Maligno”, la estatuilla al mejor del heavy metal mexicano fue para “Forcer”, mencionando que también como nominados estaban “Saga Heroica”, “Sky

Symmetry”, “Driven”, entre otros. Dentro del género de Punk el ganador fue la agrupación de Guadalajara, Jalisco “Sedición”, recibiendo la estatuilla Carlos Alanís vocalista del grupo de metal mexicano NEXT.

Dentro de los foros los ganadores fueron la Cosa Nostra y el Tianguis Cultural del Chopo, la estatuilla a la mejor estación de radio fue para “Circo Volador Radio” y por último se premió al mejor festival mexicano, siendo el ganador Mandra Mondragón y su festival Mandrágora Metal Monsters, en esta nominación también estaban el evento con causa “Hairfest” y “Milicia Infernal” de JSC Producciones.

Para el banquete musical pudimos disfrutar a Ten Twentyeigth, Cerberus, Black Noize, Tierra Muerta, Totec y cerrando con broche de oro Wrecker.

Muchas felicidades a los ganadores y que los éxitos sigan cosechándose, nos vemos el próximo año.


Carlos Alanís vocalista de Next, recibe la estatuilla en representación de la banda "Sedición".


Comentarios

Entradas populares de este blog

Fortaleza presenta su primer DVD titulado “Crónicas de la Villa Rica”